Archivo de la categoría: Noticias Club

EL ATLETA DEL C.A.J.BLUME, GONZALO LÓPEZ SANTOS, CONSIGUE MARCA PERSONAL EN LA MARATÓN DE MÁLAGA

Málaga, 09 de diciembre de 2018

El atleta de C.A.J. Blume, Gonzalo López Santos, logra marca personal en la “Zurich Maratón Málaga 2018” al realizar un tiempo de 3:17:42, consiguiendo rebajar su marca en 4minutos. Gonzalo se clasificó el 386 de la general siendo el 147 de su categoría.

¡Enhorabuena Gonzalo!

LOS ATLETAS DEL C.A.J.BLUME, ALEJANDRO COBOS MARTÍN Y CARLOS GUIBERT MÍNGUEZ, EN LA CONCENTRACIÓN DEL PUENTE DE LA CONSTITUCIÓN

Los atletas del C.A.J.Blume, Alejandro Cobos Martín en altura y Carlos Guibert Mínguez en longitud han estado concentrados desde el jueves 6 de diciembre al domingo 9 de diciembre en León.

Este campus de entrenamiento está dentro del Programa Deportes Siglo XXI. Formación permanente de deportistas organizado por la Federación Castellano Leonesa de Atletismo.

El adiós a Isaac Sastre (Javier Martín) Adelantado de Segovia

   El deporte segoviano y el atletismo despiden al presidente y fundador del club Joaquín Blume

El atletismo de Segovia se ha quedado sin una de sus referencias tras el fallecimiento en la tarde del pasado miércoles de Issac Sastre Rivera, presidente del Club de Atletismo Joaquín Blume, entidad que junto a otros amantes del deporte fundó hace más de medio siglo, además de entrenador de atletas, puesto que muchos de los que destacaron a lo largo de sus respectivas trayectorias deportivas pasaron por sus manos, desde Francisco Guerra, a Víctor López Pastor o Javi Guerra, hasta llegar a Águeda Muñoz Marqués.

El tanatorio segoviano San Juan de la Cruz se quedó pequeño para acoger a las personas que quisieron acompañar a la familia de Isaac, comenzando por su esposa Fuencisla Yagüe, extraordinaria compañera de vida, y por sus hijos. Todos los presentes apuntaron la gran figura de una persona que fue mucho más que un entrenador de atletas.

Impulsor del Partido Socialista del que fue su secretario provincial en 1976, Sastre también fue concejal del Ayuntamiento de Segovia, pero siempre estuvo vinculado al deporte. A lo largo de los años han sido cientos los atletas que han pasado por sus manos, algunos de ellos campeones, todos mejorando gracias al trabajo diario supervisado por Isaac, que cuando tuvo que ponerse al frente del Blume para que el club continuara con su actividad, compaginando el trabajo en los despachos con el de las pistas.

La polémica con el Ayuntamiento de Segovia a costa de la San Silvestre le puso en el foco de atención con la encendida defensa que hizo del Blume, y de su derecho a organizar la carrera como había hecho en los 33 años anteriores. La llegada de Marian Rueda a la concejalía de Deportes, y el homenaje que se tributó al club con motivo de su quincuagésimo aniversario contribuyó a limar las asperezas, aunque él nunca dejó de reclamar el derecho del Blume a seguir organizando la San Silvestre, ahora Carrera Fin de Año.

Sastre recibió numerosos premios a lo largo de su trayectoria como entrenador de atletas, pero quizá el mayor de ellos fue el que, en noviembre de 2016, le dio la familia del Blume, en forma de ovación, durante la celebración del medio siglo de vida del club que se llevó a efecto en La Portada de Torrecaballeros. Con su marcha, el atletismo segoviano pierde a uno de sus grandes referentes.

Francisco Guerra: “Fue el que me encauzó en el atletismo”

Uno de los pupilos aventajados de Sastre fue Francisco Guerra. “Isaac fue quien me encauzó en el atletismo”, recordó el deportista retirado; y repasó su proyección como deportista de la mano del entrenador: “Era muy buena persona. Le conocí cuando tenía 15 en años, cuando estaba en los Maristas, y fue mi entrenador casi 20 años. Es imposible no emocionarme, ya que con él conseguí marcas y resultados entre los mejores de España”.

“Estaba entre los cinco atletas nacionales más importantes y en los 80 llegué al campeonato del mundo de cross. Luego estuve siete años parado y me decía que si hubiera seguido, hubiera llegado todavía más alto. También entrenó a mi hijo –Javi Guerra– desde cadete hasta que se fue a Madrid”, rememoró emocionado

Marian Rueda: “Una persona que deja huella, sigue con nosotros”

La concejala de Deportes del ayuntamiento de Segovia, Marian Rueda, se sumó al pésame por el vacío que deja Sastre: “Para mí era una persona muy querida, a la que siempre he apreciado mucho, y un gran técnico. Es una pérdida grande para el deporte segoviano y para el atletismo. He compartido muchos momentos con él. Le recuerdo cercano, sutil y observador”.

“Es duro perder a un referente como él. Ahora nos queda su legado: una persona que deja huella, sigue con nosotros. Le mando un fuerte abrazo a su mujer y a su familia”. Por otro lado, Rueda -conmocionada- quiso rendirle un particular homenaje: “Ayer entrené con una camiseta que me regaló en el 50 aniversario del Blume”.

Recuperado de: http://www.eladelantado.com/todo-el-deporte/deporte-local/adios-isaac-sastre/

Joaquín Blume, víctima del destino por (Alfredo Relaño)

El gimnasta catalán, primer héroe del olimpismo español, falleció en un accidente aéreo antes de alcanzar la gloria

Joaquín Blume era hijo de un alemán, Armand Blume, que se asentó en Barcelona 1921 y se casó allí con una barcelonesa, Mari Paz Carreras. Se ganó la vida como profesor de gimnasia, primero en el Colegio Alemán y luego en un gimnasio que él mismo montó en la calle Padua, la misma en que vivían. Joaquín fue el segundo hijo de la familia, que ya tenía una niña cuando él nació, el 21 de junio de 1933. Con la Guerra Civil, los Blume se trasladaron a Alemania, pero regresaron una vez terminada esta, cuando el futuro gimnasta tenía seis años.

Pronto llamó la atención en el barrio por su agilidad. Destacaba en los partidillos de fútbol en los recreos del colegio, los Hermanos de la Doctrina Cristiana. Cuando cogió una raqueta de tenis pareció que aquello iba a ser lo suyo. Pero lo suyo iba a ser la gimnasia, por voluntad y constancia de su padre y por su propia afición. Se crio prácticamente en el gimnasio paterno, así que entre eso y su buena condición natural, perfeccionada por tantas horas de práctica, resultó un genio precoz de la gimnasia.

A los 15 años ya era campeón de España. Claro, que entonces la gimnasia española estaba muy poco desarrollada. Pero otra cosa fue cuando, con sólo 16 años, fue cuarto en un certamen internacional en Lisboa. La Delegación Nacional de Deportes decidió apostar por él, le buscó certámenes internacionales y, ante su incesante progresión, se decidió, en 1952, mandarle a los JJ OO de Helsinki. Tenía sólo 19 años. “Me conformo con quedar entre la primera mitad”, dijo al partir. Se clasificó el 56 de 212.

Perfeccionista nato, fue noticia cuando se compró una cámara de cine para grabarse y para grabar a sus rivales en los campeonatos internacionales, a fin de mejorar sus movimientos. Su primer gran campanazo se produjo en los Juegos Mediterráneos de 1955, con cinco oros. Eso le elevó a gloria nacional, pero él sabía que la verdadera rivalidad la tenía en otros lares, entre los alemanes, los japoneses y los rusos.

Por aquel tiempo hizo amistad con Jordi Bonareu, el mejor jugador nacional de baloncesto de la época, que le recuerda como alguien absolutamente superdotado. “Jugaba bien a todo, lo hacía bien todo. Y tenía una enorme facilidad para los idiomas. Hablaba alemán, claro, por sus padres, y aprendió francés, inglés, italiano y hasta ruso”.

Blume haciendo el Cristo el día de su boda.
Blume haciendo el Cristo el día de su boda.

El ruso lo aprendió por su rivalidad con los rusos y su obsesión por aprender de ellos. Y por un golpe de suerte: “Un día, en un concurso, acababa de hacer su ejercicio. Cuando regresó le dijo a su entrenador: ‘¿Bien, no? Ahora para ganar sólo falta que se caiga este cabrón’. Lo decía mientras pasaba ante ellos un gimnasta ruso. Para su sorpresa, éste se volvió y le dijo, en buen castellano: ‘El cabrón lo serás tú’. ¡Blume se quedó helado! Resulta que aquel ruso era hijo de española, una niña de la guerra, y hablaba español perfectamente. Luego se hicieron grandísimos amigos. Y él fue quien le enseñó el ruso”.

A Bonareu le admiraba de Blume que tenía tiempo para todo. Estudiaba Comercio, idiomas, hacía cinco horas diarias de gimnasio, salía con los amigos, viajaba a exhibiciones y campeonatos, se casó, con una compañera del gimnasio, María José Bonet. El día de su boda, tras cortar la tarta, ambos fueron al gimnasio, donde él hizo el cristo en las anillas, vestido de novio, para deleite de los fotógrafos.

En 1956 llegaban los JJ OO de Melbourne. Se presumía que Blume iba a ser la estrella española, en unos años de deporte depauperado, en los que los únicos deportes olímpicos en los que nos defendíamos eran el hockey hierba y la hípica. Poco antes, en una exhibición en Hannover, ganó a casi todas las grandes figuras de la época.

Pero España no fue a Melbourne. La URSS había aplastado el invierno anterior, con los tanques por delante, un levantamiento en Hungría. Hubo un movimiento internacional de rechazo. Se habló de expulsar a la URSS, o de boicoteo del mundo occidental a los JJ OO. El boicoteo quedó en poco: España, Holanda y Suiza. Más Líbano e Irak por la guerra del Canal de Suez.

Para Blume (como para Bonareu, Quadra Salcedo y varios otros, que veían esfumarse su sueño) fue un mazazo. ¡Fue hasta Hungría, y España no, en solidaridad con ella! Blume manejó la idea de acudir por Alemania, pero la descartó.

El gimnasta estrella fue el ruso Tschkarin, con 114,25 puntos. Blume había hecho 113,90 en el concurso internacional de Hannover.

El día de su boda, tras cortar la tarta, fue al gimnasio, donde hizo el cristo en las anillas, vestido de novio

La compensación le llegó en la Copa de Europa disputada en París en octubre de 1957. Allí ganó en anillas, potro con aros, paralela y la combinada. Fue segundo en barra fija. L’Equipe le dedicó una página llena de elogios: “No se recuerda un caso parecido excepto cuando Bannister corrió la milla en menos de cuatro minutos”, concluía el largo artículo.

Un gentío le recibió en Barcelona en su regreso a la estación de Francia. Tenía entonces 24 años. Los JJOO de Roma, en el 60, le pillarían con 26 para 27. En plenitud. Eran su gran ilusión. Pero…

El miércoles 29 de abril de 1959 volaba de Barcelona a Madrid, escala previa para ir a Tenerife, a una exhibición. Con él iban su mujer (con quien ya había tenido una niña) y varios compañeros del gimnasio. El avión, un bimotor DC-3, matrícula EC-ABC, de Iberia, sale a las 15,25 de Barcelona. Encuentra tormenta y al pasar a la altura de Calamocha anuncia un desvío de su ruta. Luego, se pierde el contacto con él. A Madrid no llega a la hora prevista. Pasa una hora, dos, tres… La Guardia Civil informa que a las 20:15 se han presentado tres trabajadores del monte en el puesto de Valdemeca, en Cuenca. Han informado que sobre las cinco y media han escuchado un estruendo, han acudido al lugar y han visto un avión estrellado, sin supervivientes.

Raimundo Saporta, que es de los primeros en saberlo, llama a Barcelona a Juan Antonio Samaranch, delegado regional de deportes, para comunicárselo. Éste acude a casa de los Blume, a dar el pésame. Sube, llama a la puerta y le abre el padre, que le recibe tan jovial. “¿Vienes a ver a Joaquín? ¡Qué lástima! Esta misma tarde ha salido para Madrid con todo el equipo. Van a Tenerife”. Samaranch se quedó paralizado. No se animó a decirle nada. Se despidió, bajó a la calle y dejó pasar media hora. Luego volvió, esperando que el padre ya se hubiera enterado por la radio, como así fue, para darle el pésame.

No hubo supervivientes. Los cuerpos fueron recogidos, en un radio amplio, en la Sierra del Telégrafo, en un lugar en el que se instaló una cruz de piedra, con el nombre de todos los fallecidos. Cada año hay una llamada Marcha Blume, una subida a pie desde la Huerta del Marquesado, hasta el lugar.

Un homenaje a la memoria del que nació para ser nuestro primer héroe olímpico, quizá el mejor de todos, pero que se topó con un destino fatal.

Alfredo Relaño (El País) 31 de Julio 2016

Recuperado de: https://elpais.com/deportes/2016/07/31/actualidad/1469977882_920875.html

EL BLUME EN EL CROSS CORTO DE LEÓN

El domingo 28 de enero se celebró en el campo de golf sitiado en la localidad de San Miguel del Camino (León), el Campeonato Autonómico de Cross Corto, organizado por el Club Fisiorama y la delegación de atletismo de León. Una prueba marcada por la dureza de un circuito con fuertes subidas, una hierba en perfecto estado y una temperatura agradable, acompaño a todos los atletas que participaron en la carrera.
El C.A.J.BLUME no consiguió clasificar por clubs, debido a que uno de sus componentes Jorge Serrano, sufrió una lesión mientras realizaba los ejercicios de calentamiento. Para Félix Yubero era la primera competición que disputaba esta temporada y sin correr un cross desde el año 2014. Destacar la actuación de Santi Cano, que pese a ser debutante en un autonómico realizó una gran carrera concluyendo en 53º posición del cross.

Félix, Santi y Jorge  (de izquierda a derecha)

Con su actuación, este equipo se dio cuenta de sus muchas posibilidades para futuras competiciones, a pesar de las diferentes obligaciones que tiene cada uno de ellos: universitarias, familiares, el trabajo y un sin fin de quita tiempos que a veces no permiten entrenar lo suficiente. La temporada, prácticamente, acaba de empezar. Los resultados individuales son los siguientes:

  • Jorge Martín Martín, posición 51º

  • Santi Cano Rodriguez, posición 53º

  • Félix Yubero Isabel, posición 67º

 

29ª Media Maratón Internacional Villa Santa Pola

La XXVIII Media Maratón Internacional Villa Santa Pola organizada por el ayuntamiento de Santa Pola y bajo el control del colegio de jueces de la RFEA, congregó a muchas y muy buenas figuras del atletismo nacional e internacional, dando una lección de poderío y esfuerzo a todos los que se congregaron en la mañana del domingo en Santa Pola.

Juan Carlos Villagran (bajo la dirección técnica de Jorge Martín), realizando una carrera muy meritoria concluyendo en el puesto 258º de la general. Con una marca de 1 hora 28 minutos y 33 segundos con una media de 4’11” por km.